La innovación, exigencia y tipo de café que se ofrece hacen la diferencia para tener una empresa exitosa dedicada al café

El consumo del café ha aumentado más de 100% en los últimos años, al pasar de 640 gramos por persona anual en el 2000, a 1.7 kilogramos en el 2014, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y aunque en colonias como la Roma y Condesa en la Ciudad de México es común ver cafeterías casi en cada esquina, el negocio sigue siendo redituable.

“Sí hay bastante competencia; sin embargo, la industria de las cafeterías sigue creciendo de manera anual alrededor de 20 por ciento. Es un tema de negocio porque el café es un producto altamente rentable”, menciona Juan Pablo Hernández, director general de Coffee Matters México.

“Para hacer un expreso se necesitan entre 6 y 7 gramos, cantidad que tiene un valor entre 3.5 o cuatro pesos al usar nuestro café que cuesta 500 pesos el kilo, que en colonias como la Roma y Condesa se llega a vender hasta en 40 pesos”, precisó.

De acuerdo con un estudio sobre consumo de café realizado por Feebbo, 96% de los entrevistados les gusta el café, 3% le da igual y 1% le desagrada el sabor.

El mismo estudio señala que 55% de los encuestados consume a diario café; 35%, una vez por semana; sólo 6%, rara vez. Además, 37% gasta entre 15 y 25 pesos al día; 31%, menos de 15 pesos.