La cadena de gasolineras Petro-7 invertirá 1,000 millones de pesos para llegar a tener entre 52 y 60 estaciones de servicio con su marca propia en México y lanzará al mercado la venta de aceites y aditivos con el sello de la empresa, con el objetivo de ser una gasolina diferenciada en los próximos tres años.

La marca, que arrancó con la reconversión de sus estaciones de servicio que formaban parte del grupo aunque operaban bajo la franquicia y marca de Petróleos Mexicanos, cuenta ya con 20 años de presencia en nuestro país y tras estas nuevas reconversiones buscará vender también gasolina diferenciada con su marca propia en el país. Por el momento, explicó la empresa, lanzó a la venta cinco productos con su distintivo: tres aceites, un aditivo y un anticongelante, disponibles en todas sus plazas a partir del 15 de junio.

“Estamos lanzando nuestra línea de aceites y lubricantes, somos los primeros en el mercado mexicano en lanzar una línea de marca propia y los productos que se venden en 7-Eleven y Petro-7 siempre serán de la más alta calidad, productos premium, pero a un precio diferenciado”, comentó Luz María Gutiérrez Villavicencio, directora de Operaciones de Petro-7.

Petro-7 actualmente cuenta con 221 estaciones de servicio, cinco autolavados y cinco centros de lubricación ubicadas en diferentes plazas del país, donde diariamente se sirven 3 millones 740,000 litros a alrededor de 226,000 clientes. La empresa cuenta con 2,000 empleados en sus operaciones a escala nacional y su crecimiento anual compuesto en volumen (litros) ronda 13 a 15% en los últimos cuatro años.

Shell y Glencore, a la vista

De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE), en un año y medio se han abierto 756 gasolinerías nuevas en el país, por lo que sumando las reconversiones, el número de estaciones de servicio asciende a 11,586.

De acuerdo con el comisionado presidente del regulador, Guillermo García Alcocer, las próximas marcas en sumarse a la competencia nacional serán la holandesa Shell y la comercializadora suiza Glencore que cuenta con un acuerdo de franquicia con el grupo mexicano G500, ahora G500 Networks.

Cabe recordar que en el país hay más de 10,500 habitantes por estación de servicio, en contraste con Estados Unidos o Italia, que tienen la cuarta parte, o Brasil y Alemania, que tienen la mitad de habitantes por gasolinera. Además, 40% de los municipios en México no cuenta con uno de estos establecimientos.

 

Back to Top