En la Condesa abrió el primer estudio del país que ofrece el sistema australiano de entrenamientoCIUDAD DE MÉXICO. El actor australiano Hugh Jackman popularizó el programa de acondicionamiento físico F45 al publicar fotos y videos de sus entrenamientos para la película Wolverine. Pero no sólo han sido actores quienes han probado el sistema, equipos de rugby y basquetbol en Australia lo incorporaron en sus entrenamientos. El sistema, que ha fascinado a estrellas y deportistas, ya llegó a México.

En la colonia Condesa abrió el primer estudio de este sistema que nació en Australia. Sólo se necesitan 45 minutos de ejercicio de alta intensidad, por intervalos durante todo el día, para estar listo para las actividades diarias. Lo primero que uno nota al entrar al estudio es que no hay espejos. En las paredes sólo hay pantallas en las que se proyectan los ejercicios del día. A F45 se va a hacer ejercicio sin perder el tiempo en distracciones. “No hay tiempo para las selfies, aquí uno llega directo al entrenamiento y, aunque hay regaderas y un vestidor, no hay espacio para perder el tiempo como por ejemplo con el sauna”, aseguró Juan Carlos Gutiérrez Tavera,  dueño de la primera franquicia y quien trajo este concepto con Enrique García. La tecnología es una parte esencial del programa. Con una aplicación los usuarios pueden apartar clases y monitorear su ritmo cardiaco. Las clases no las preparan en México. Desde Australia los instructores determinan los ejercicios que se realizarán al día siguiente en los más de 700 establecimientos que hay en todo el mundo, los cuales aparecen automáticamente en las pantallas del gimnasio. En 2013 el entrenador australiano Luke Istomin creó este nuevo sistema, en el que en sólo 45 minutos los usuarios puedan trabajar la parte cardiovascular, fuerza y resistencia. En menos de cuatro años el programa ya es una tendencia global con estudios en Estados Unidos, Gran Bretaña, Sudáfrica, Filipinas e India, entre muchos otros países en el que ahora se incluye México como pionero en Latinoamérica. Todas las clases consisten en dos rondas en nueve estaciones marcadas en el piso con diferentes ejercicios por intervalos de 35 segundos y 25 de descanso. Entre cada estación hay un minuto para tomar agua, pero que no alcanza para relajarse. Aunque la carga es extenuante, los 45 minutos pasan volando. “Cada día es un entrenamiento distinto, hay una combinación de más de 1,200 ejercicios por lo que es prácticamente imposible que te toque la misma rutina. Por ejemplo, en sábado las clases se llaman Hollywood y es nuestro distintivo. Es la más pesada con 27 estaciones”, comentó Gutiérrez Tavera. Además, por ser un ejercicio de alta intensidad por intervalos la frecuencia cardiaca llega al límite y el consumo de oxígeno es mayor. “Esto quiere decir que en las siguientes 24 a 36 horas después del entrenamiento sigues quemando calorías. Entre más consumo de oxígeno, mayor es la cantidad de grasa oxidada. Aunque sólo vengas tres días a la semana los días que estás de descanso tu metabolismo seguirá acelerado y seguirás quemando calorías”, comenta Eduardo, uno de los entrenadores de la primera franquicia en México. Este ejercicio es recomendable para mayores de 16 años sin importar si se quiere perder peso, ganar masa muscular o mejorar la condición física. Los artífices de F45 en México Carlos Gutiérrez y Enrique García acompañados de los entrenadores Máximo y Eduardo.