Con los estandartes de la cultura y la tradición mexicanas, las franquicias del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart) sobresalen como una de las oportunidades de negocios más innovadoras y con mayor crecimiento en el país y el extranjero. Al tener como base la infraestructura y los 25 años de experiencia de Fonart, la marca 100% México, Hecho a Mano se ha abierto camino a paso lento, pero firme y hoy, luego de dos años, cuenta con dos sucursales en funcionamiento y ocho unidades vendidas en la República Mexicana, que abrirán durante 2003.

En el extranjero, las tiendas, diseñadas con elementos decorativos de vanguardia y detalles del folclor mexicano, han despertado el interés de inversionistas estadounidenses y españoles. Como "carta de intención", existen planes para colocar filiales en los estados de Texas y Florida, así como la venta de una franquicia maestra, para controlar cinco plazas en España. El modelo de negocios es especialmente atractivo, indicó Jaime Sierra Pliego, director de Operaciones de Fonart, por las facilidades en el pago de la mercancía y el sistema de financiamiento para liquidar el monto total de la franquicia en 12 meses.

"Se da una cantidad para sellar el pacto y después pagos mensuales en los 11 meses adicionales; en el caso de la mercancía, damos facilidades de acuerdo con los pagos que hagan del primer stock del catálogo, que inicialmente es de 30 mil dólares, es decir, 520 piezas diferentes", agregó.

Por su parte, Rosa María Rosas Navarrete, directora de Fonart, explicó que, independientemente del programa de crédito, otra de las ventajas que ofrecen es el alto rango de ganancia de 26 por ciento por artículo, calculado una vez descontados los costos de adquisición de las artesanías y los gastos fijos.

La economía de escala que Fonart obtiene por el alto volumen de compras, dijo, permite al franquiciatario dar las artesanías a precios accesibles, sin sacrificar sus utilidades, lo que posibilita un retorno de la inversión entre 14 y 28 meses, aproximadamente.

"La garantía de éxito se basa en que las artesanías son un negocio novedoso, sólido y probado; se basa en el posicionamiento y prestigio del nombre Fonart, los servicios que ofrecemos, nuestra experiencia en el ramo artesanal y en el soporte técnico que estamos capacitados para brindar a los franquiciatarios", apuntó Rosas Navarrete.

 Sobre la adquisición de los artículos, la directora de Fonart precisó que se realiza en colaboración con los gobiernos estatales y municipales, para contar con artesanías de todo el país y minimizar costos de operación. El plan cuenta con cinco centros de acopio, ubicados en los estados de Jalisco, Michoacán, Oaxaca y San Luis Potosí, así como en la ciudad de México. El abasto de cada pedido, recalcó la funcionaria, está asegurado pese a que sólo 450 talleres trabajan exclusivamente para las franquicias. Si llegara a presentarse alta demanda de una pieza determinada, el pedido se complementa con la ayuda de otros establecimientos, que replicarían al máximo la artesanía o bien, se realizaría una "compra en campo", directamente en donde se asientan los pueblos indígenas.

Los diseños de mayor consumo, puntualizó, son los originarios de Guerrero, Michoacán y Oaxaca; "les compramos más de un millón y medio de pesos a estas comunidades". Para diversificar la oferta y mejorar la calidad de la producción, se imparten cursos de capacitación y asesoría técnica a los artesanos.

Asimismo, el Centro de Diseño de Fonart desarrolla una línea de arte prehispánico en platería para su comercialización exclusiva en las filiales franquiciadas, así como el rescate de algunas de las técnicas que se habían perdido con el paso del tiempo, como la orfebrería, cartonería y la cerámica.

Según el organismo gubernamental, el franquiciatario se ha convertido en el último eslabón para cerrar el círculo virtuoso de comercialización directa entre el productor y el público en general.

Con este sistema, Fonart pretende aumentar sus ingresos generados por ventas en tiendas y en exportación, que en 2002 fueron de 23 millones de pesos en total, con el fin de ampliar en 30 por ciento el número de artesanos que pueden ser sujetos a un apoyo en entrenamiento o financiamiento.

El otorgamiento de créditos está dirigido a la población que por la naturaleza de sus condiciones socioeconómicas no tiene acceso a los planes de la banca comercial.

El propósito es apoyar el consumo de materias primas que aseguran un nuevo ciclo de producción o herramientas necesarias para complementar el proceso de trabajo. De esa manera se pretende que el recorte presupuestal al que fue sujeto Fonart, de 40 millones de pesos a 36 millones de pesos este año, sea recuperado con las ventas que realicen las franquicias y otros esquemas financieros, finalizó Rosa María Rosas.

 

    TIEMPO EN QUE SE RECUPERA LA INVERSION

Franquicia

Costo (pesos) Inversión total Regalías Tiempo
Nacional 131,875 633,000 3% 14-28 meses
Internacional 158,250 738,500-1,055,000 3% 14-28 meses
Maestra 263,750-316,500      
Nota: Las cifras proporcionadas en dólares por Fonart fueron calculadas en pesos de acuerdo con el tipo de cambio promedio del año.
* Por venta mensual: 1.5% publicidad institucional y 1.5% local.
Cuadro elaborado por Finsat, con información de Fonart (vigencia hasta diciembre 2003).

Cuadro elaborado con información proporcionada por las empresas

El Financiero  - Miércoles, 30 de abril de 2003 - Claudia Alcántara / Finsat

Back to Top