La reducción del mercado crediticio a nivel mundial comienza a causar estragos en los sistemas de franquicias internacionales.
Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Australia y España son las economías en las que se prevé una contracción del sector.

“En estos países, el emprendurismo no sólo es impulsado por el financiamiento de la banca privada y los gobiernos, sino que constituye la base del desarrollo de sus empresas”, afirma Carlos Roberts, presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF).

Es un fenómeno que no acontece en territorio nacional debido a que la apertura de créditos para este sistema de negocios inició hace dos años para multiplicar su crecimiento.

“México es el único país que posee un esquema de apoyo económico dirigido a sector con tasas preferenciales, además de montos que se ajustan al modelo; sin embargo, constituye un aliciente para los emprendedores, no la base de su desarrollo”, detalla Roberts.

Una situación similar se registra en Brasil, Dinamarca, Filipinas, Nueva Zelanda, Alemania, Canadá, Grecia, Egipto, Líbano, Portugal y Australia, países en los que esta fórmula registrará crecimientos moderados debido a que no basan el desarrollo de sus economías en el acceso a crédito, afirman especialistas.

Ferenz Feher, socio director de la consultora en negocios y franquicias Feher & Feher, indica que aunque el consumo ha disminuido, la apertura de nuevas franquicias está basada en sus bajos riesgos de inversión.

Especialistas coinciden en que el autoempleo es el motor del sector, debido a que se adecua a todo tipo de emprendedor, dado que agrupa más de 72 giros con montos de inversión menores a 100,000 pesos hasta más de 3 millones..

Back to Top