Facebook: Franquicialo.com Twitter: franquicialo YouTube: franquicialo Blogger: franquicialo

Caen franquicias de mediano tamaño

Cerca de 7,500 puntos de venta serán afectados.

El sector franquicias, conformado por pequeños y medianos negocios, será uno de los más afectados por la suspensión de actividades que ya registran restaurantes, cocinas económicas, fondas y establecimientos que venden alimentos preparados.
Las pérdidas económicas de las marcas franquiciables provenientes de PYMES se calculan, hasta el 5 de mayo, en 550 millones de pesos.

Entrevistado por El Economista, Enrique Alcázar, socio director del despacho en negocios y franquicias Alcázar & Aranday, indica que 33% de las franquicias que operan en el país se encuentran en el giro de alimentos y bebidas, por lo que cerca de 7,500 puntos de venta serán afectados con esta medida.

Agregó que los establecimientos de este sector registrarán pérdidas de 20% en el caso de los conceptos enfocados a dar servicio rápido, ya que 80% de sus ingresos depende del servicio a domicilio.

“Sin embargo, éste disminuirá debido a que la población optará por preparar sus alimentos para asegurarse de la higiene en los mismos”.

En el caso de los negocios dedicados a la venta al por menor, que engloban desde heladerías hasta la preparación de frutas, aguas y jugos, se espera un impacto de 50% por la baja af luencia de comensales en las calles y los centros comerciales.

El mayor impacto será para los restaurantes de servicio completo, caracterizados por basar sus ventas en la atención al comensal en espacios físicos.

“En estos casos las pérdidas serán totales”, destacó Alcázar. De esta forma, continuar operaciones se ha convertido en una decisión estratégica sobre todo porque los gastos f ijos como agua, electricidad, teléfono y renta se mantienen, “en algunos casos cerrar puede ser más redituable que operar con una demanda limitada”, apunta Alcázar.

BAJAN INGRESOS Humberto Morales, director del restaurante especializado en comida uruguaya Asado del Valle, indica que las pérdidas que registrará la marca en esta contingencia sanitaria se aproximan a 30% de las ventas mensuales de cada unidad de su red de franquicias.

Para la marca, el servicio a domicilio y para llevar sólo representa 10% de las ventas diarias, por lo que las pérdidas serán de hasta 90 por ciento.

Reconoce que esta medida le ha obligado a disminuir a 30% el número de trabajadores que asisten a las unidades para optimizar gastos.

Acción que también ha replicado Jorge Atala Guzmán, director del restaurante con servicio a domicilio Sushi Roll en las 10 sucursales de su marca.